domingo, 1 de diciembre de 2013

Adviento.

El año pasado ya conté por aquí, cómo monté el calendario, con folios de colores. También les mostré mi inspiración para este año aquí.

Este año teníamos ya impresas las partituras de villancicos tradicionales, por ambas caras. La semana pasada tosté en el horno un poco los folios para darles un cierto aspecto envejecido. Todo pensado.

Pero este fin de semana ha sido intenso, con muchas cosas por hacer. Lo primero es que a Verónica le tocó traerse a Bimba, la mascota de la clase. Luego que fuimos a la reunión del junior, donde hicimos diademas de orejas de ratón y naricillas con cartones de huevos; para ensayar un villancico de ratoncitos para el festival de villancicos de la parroquia.

Y esa noche habíamos quedado para cenar con abuelo Antonio, abuela Blanca y abuela Ana. Así que nos acostamos un poco tarde.

A la mañana siguiente ¡deberes! a leer, a escribir, y a decorar la parte del tren navideño que corresponde a cada una para su clase. Pero también hay que hacer las cosas de la casa. Y también habíamos quedado a comer con abuela Mari y Raquel... ¡no nos dan las horas!

Antes de ir a comer quise dejar terminados los cucuruchos con las partituras, ¡yo pensaba que sería más fácil! y con papel de regalo blanco y dorado hice los círculos para los números.

Total, que terminamos el día muy cansados y decidimos montar el calendario el domingo. Mi querido esposo se ofreció a hacerlo mientras nosotras estuvieramos en misa. Así que el sábado por la noche, ya en la cama escribí los números con rotulador dorado sobre los círculos y expliqué bien a David la idea que tenía, colocando las luces en la barandilla, los cucuruchos colgando, las pinzas, los números, etc.

El domingo, al regresar de la misa, las niñas pudieron disfrutar de unas gominolas:



Precioso ¿verdad?. Las pinzas de madera (algunas con estrella, otras lisas) y los bastoncillos de caramelo son de otros años. Luego ya escenifiqué un poco la escalera para las fotos:



Siempre es una alegría sacar las cosas que tenemos guardadas, me encantan, me parecen muy lindas, (gracias a mi mami por muchas de ellas) y me encantaría que mis hijas las guardaran y las usaran en su momento.

Aún nos faltan cosas por montar, y la casa parece una leonera, pero ya lo iremos haciendo, que también tenemos el cumpleaños de las peques dentro de poco.

Besos.



3 comentarios:

Inés dijo...

Te ha quedado fenomenal!! seguro que las peques estarán encantadas!!!

Besitos.

I.

Maria Zio dijo...

Me encanta, la escalera tiene un encanto especial. No lo había pensado nunca, espero mi hija guarde los adornos que usamos ahora para el árbol y los use cuando tenga su casa y su familia. Felices fiestas. bsss

Carola Gómez dijo...

Muchas gracias, la verdad es que me gusta mucho preparar la Navidad y espero transmitirselo a mis hijas.
Besos y felices fiestas.